Tu colección de bolsillo.

¿Es la belleza un fin en sí misma? ¿Tenemos suficiente con un cuadro hermoso que sólo nos llene nuestras expectativas estéticas? Obras sin título; expresión de color, composición, contraste, en un equilibrio que llena los sentidos pero que me deja el espíritu vacío. En realidad, no basta con aparejarse con alguien sólo porque tenga un físico atractivo. Entonces, qué espero del arte? Ningún capullo, todo flores: Reflexiones sobre la belleza y su sostenibilidad.

Camino por encima del Perito Moreno sintiendo el peso de las piernas sobre el hielo. En un momento, pierdo la concentración para alzar los ojos y observar una superficie sin horizonte de masas y masas de agua dulce congelada.
Un sol que calienta y deshace, penetra en el agua transformando la transparencia en un espectáculo de azules. Una belleza que me excita y me trasciende, mientras el guía se queja de que le estoy atrasando el grupo.
…… Qué prisa hay…?

Marc es derrotado
Tras varios meses de una agitada vida social, Marc no le veía el final a aquel tiempo de intensas experiencias físicas y emocionales. “Qué giros que da la vida: De estar casado y comprometido, a golfo con sentimientos…”

“Qué desastre el mercado de las sillitas. Me quedaré sólo toda la vida…” Marc continua anhelando aquello que le haga sentir vivo e ilusionado, a pesar de que el entorno no le sea el más favorable. En medio de esta búsqueda por la felicidad, descubre que la vida es un constante aprendizaje y que, a veces, encontrarnos en situaciones  inesperadas, nos generan reacciones antes inimaginables…

“Marc se ha vuelto loco por la mejor amiga de su mujer…” Nos comprometemos pensando que será para siempre, y una situación inesperada nos hace replantear la vida de nuevo.  Por encima de todo, Marc luchará para ser fiel a sus sentimientos. Lo conseguirá?

Estoy en Cuba y siento que retrocedo en el tiempo. A un tiempo muy lejano, donde todo está por hacer. No hay nada. Por suerte, ya que tampoco podría gozar de muchas cosas si las hubiesen. Un solo coche en kilómetros y kilómetros  de autopista; una sociedad a medio construir. Hablo con la gente y me sorprende su alto nivel cultural, totalmente descompensado respecto a su nivel económico y, consecuentemente, a sus posibilidades de desarrollo. Todo ello me hace reflexionar, sobre los sistemas, sobre lo que es mejor o sobre lo que mejor se adecua a nuestra condición de seres humanos. Un verano. Un viaje.

Pensaba en la estética del arte: La belleza con contenido, la belleza sin contenido. La belleza. El contenido. Concluyo que debe haber belleza si hay arte. Dicho de otro modo, no hay arte sin belleza. En mi búsqueda de aquello que es bello, he querido empezar  por aquellas que embellecen incluso lo más cotidiano: las flores.

Dentro de cada vida, hay partes que interactúan entre sí, que se descompensan y se compensan entre ellas. Dicho de una manera práctica, podríamos establecer grandes líneas generales como la salud, el amor, el trabajo, el entorno. Individualidades que forman parte de un mismo todo. Un todo que finalmente se compensa dando como resultado un desorden en equilibrio.

Los comentarios están cerrados.

¿Quieres un cuadro a medida?Descarga los fondos de pantalla de las obras